Cinco casos en 70 días. Olivia Lua, de 23 años, murió el 18 de enero por la ingesta de una mezcla de alcohol y pastillas; Olivia Nova, tres años menor, falleció el 7 de enero a causa de una sepsis; August Ames se ahorcó el 6 de diciembre tras ser acusada de homofobia por redes sociales; Yuri Luv murió días antes, por una sobredosis de píldoras. Meses atrás, en julio, se había suicidado January Seraph, que padecía una severa depresión. ¿El nexo común? Todas ellas eran estrellas del porno o jóvenes promesas de la industria estadounidense, víctimas de miedos y presiones. Fue esta oleada de tragedias la que sembró una inquietud en nosotras: ¿Qué factores de estrés psicológico conlleva trabajar para este sector en España? A través de este reportaje, abrimos la puerta que separa la fantasía erótica de la vida real de los intérpretes.

 

Anuncios